Categorized | Destacada

Taller de papel en el Museo Tecnológico de Berlín (reportaje fotográfico)

 

Texto y fotografía: Estíbaliz Díaz de Rada

Una de las mejores atracciones para niños y mayores durante el invierno en Berlín es asistir al taller del papelero Martin Schröder en el Museo Tecnológico, situado en Kreuzberg.  Martin trabaja allí desde hace 25 años. Y como es un enamorado de su oficio, hoy nos explica todo con la misma ilusión y entrega que la primera vez.

 

Martin Schröder:

Hay muchas formas de fabricar papel. La que yo enseño es la que se hace artesanalmente y con una materia prima que seguro todos conocéis muy bien: el algodón. Este producto de la naturaleza se obtiene de algunos arbustos y árboles de la familia de las malváceas.

El algodón necesita mucho sol y agua para crecer y durante su recolección hace falta más bien un tiempo seco. Estas condiciones climáticas se dan sobre todo en regiones tropicales y subtropicales, y de ahí nos llegan a los demás países.

 

 

Separamos el algodón de su capullo y lo echamos al agua para que se vaya deshaciendo.

 

 

Y con el mazo de madera que véis aquí voy a ayudar a separar las fibras del algodón. Y mirad, le doy vueltas durante varios minutos…

 

 

Mientras el agoldón sigue deshaciéndose en el agua, os enseño el molde de tela metálica que uso para fabricar una hoja de papel. Esta placa tiene unas mallas porosas y debajo está la inscripción del museo, que luego quedará como decoración en el papel. Tocad, tocad las rejillas.

 

 

Ahora le ponemos el marco y lo sumergimos en el agua para extraer el algodón.

 

 

Y, como véis, ya se puede apreciar esta fina lámina que luego se convertirá en papel.

Por las rejillas metálicas entra el algodón y al entrelazarse se forma una base uniforme.

 

 

Para que no se deforme la depositamos sobre esta alfombra de fieltro, que actúa como una esponja que va absorbiendo la humedad.

 

 

Toda la torre de papeles con sus fieltros la vamos a someter a presión. ¿Cómo?, pues usando esta prensa hidráulica, que ayuda a expulsar el agua. El prensado lo repito varias veces…

 

 

La penúltima etapa consiste en colgar el papel. La humedad se va a ir evaporando y estará listo en unas seis horas.

 

 

Así que voy a coger uno de los papeles que ya están secos, de los que había colgado esta mañana, porque os quiero enseñar el último paso antes de tener una hoja de papel en vuestras manos.

 

 

Esto es lo que usaremos para planchar el papel, ya que tiene muchas arrugas.

 

 

Durante unos minutos la planchamos bien y finalmente tenemos la hoja como antes se usaban: papel hecho en el taller, uno por uno. Esta hoja os puede llegar a costar hoy al menos 3€ en cualquier tienda de diseño. Y por favor no recortéis los lados, porque este toque artesanal le hace ganar en valor. Pensad en las películas de aventuras y de piratas, donde hay mapas o cartas en papeles como éste.

Bueno, amigos, así terminamos esta explicación de media hora en mi taller. Espero que os haya gustado y que se lo contéis a vuestros amigos. A mí me encanta mi trabajo y por eso os agradezco vuestra visita. ¡Hasta pronto!

 

 

“Para hacer buen papel se requiere una gran serenidad”. Tsuneo Naito San.

 

 

Martin Schröder hizo este reloj de papel hace ya un cuarto de siglo y está considerado uno de los objetos más valiosos del museo.

 

Museo Alemán de la técnica en Berlín: visitar aquí.

 

Leave a Reply