Cultura | Revista Berlin

Y llegamos un poco tarde al Festival Internacional de Teatro Callejero de Berlín, organizado por Berlin Lacht. Esperemos que valga eso de “más vale tarde que nunca” y no venga a castigarnos la diosa Baubo…

¿Un festival de la risa en Berlín?

Muchos se preguntarán: ¿Y por qué un festival de la risa en Berlín?

Habría que explicar de entrada, que el homo berlinus no es precisamente la especie más dicharachera de la tierra. En Alemania, los berlineses son conocidos por su “direkt sein” (ser directos). Si algo les gusta tanto como si no, si quieren algo tanto como si no, lo dirán claramente y punto.

Los berlineses y berlinesas no son amigos de rodeos, florituras o excesiva diplomacia. Algo que se podría bien extrapolar al Mediterráneo, comparándolo con el carácter propio granadino -de la bella ciudad e la Alhambra-, denominado con un nombre más explícito “la mala follá”…

No vamos a criticar más a nuestros anfitriones berlineses por su “art” (talante) especial, así que vamos a dejar en palabras de una alemana venida de Colonia explicar lo que ella llamaba la diferencia de estilo entre un colonés y un berlinés. Mientras que el primero nos dice al llegar a una fiestas “Bienvenido, ¿quieres una cerveza?”, el segundo realiza otro tipo de recepción un poco más chirriante para el oído sureño: “Hola, espero que hayas traído cervezas”.

Sobre los berlineses se ha escrito mucho: su historia, sus guerras, su muro de Berlín contruído hace 50 años, sus fiestas, etc. Pero recientemente ha caído en nuestras manos un libro de humor que los describe desde la perspectica actual con mucha ironía. Se llama Achtung, freilaudende berliner! (¡Atención berlinés suelto”, del escritor Walter Lendl.

Por estos motivos, tal vez los dioses de la risa se decidieran a enviar a Berlin Lacht a la gran ciudad, para que reinen la risas en la capital alemana arm aber sexy (pobre pero sexy), la capital de la informal sobriedad del homo berlinus.

Festival Internacional de Teatro Callejero de Berlín: 4 años de risa callejera

Berlin Lacht (Berlín ríe) es una asociación sin ánimo de lucro que promueve el arte callejero y la cultura. Cada año -desde hace 4- organiza el Festival Internacional de Teatro Callejero de Berlín, que tiene lugar en la capital alemana y se mueve por varios lugares de la ciudad durante los meses de verano. Teatro, circo, malabaristas y mucho más se dan encuentro en torno a este evento.

Cada año cientos de artistas de decenas de países se dejan ver en los pequeños escenarios organizados al efecto. El festival es una ocasión para mostrar su creatividad, pero tiene también un transfondo reivindicativo: por el reconocimiento social de arte callejero como manifestación cultural independiente: promoción del mismo, mayor apertura del espacio público, reconocimiento económico, etc.

Más información sobre la asociación y el programa con las actividades para este fin de semana en Alexander Platz del Festival Internacional de Teatro Callejero de Berlín, la podéis encontrarla en la página web de Berlin Lacht.

Guixot de 8: grupo de animación infantil y teatro

En nuestra breve visita al Festival Internacional de Teatro Callejero de Berlín en Alexander Platz esta semana, conocimos in situ a los chicos de Guixot de 8, un grupo de animación infantil y teatro venido desde Cataluña a la capital alemana con motivo del festival.

Guixot de 8 se define como un grupo de personas que, además de querer hacer del mundo el mejor juego, pretende también aportar una forma original y creativa de pasárselo bien en fiestas de todo tipo y a todos los públicos.

A lo largo de sus 20 años de historia, el colectivo ha dado nueva vida a 10 toneladas de ferralla, construyendo 300 juegos, de los cuales 150 son diferentes y los otros versiones. Disponen de juegos para actuar en 5 poblaciones al mismo tiempo y, con mucha experiencia a sus espaldas, han visitado ya más de 850 lugares en los cinco continentes.

Guixot de 8 pone a disposición de niños y adultos una serie de interesantes aparatos hechos de materiales reciclados (metales, alambres, gomas, etc.). Desde una vieja paellera hasta fragmentos de viejas bicicletas, reconstruidos, mezclados y recreados, al servicio de la creatividad y la diversión. Se trata de juegos de equilibrio, elasticidad y habilidad, para pasar un buen rato de movimiento y risas.

Sin más, os invitamos a visitar la página web de Guixot de 8 y a disfrutar de su compañia y juegos en Alexander Platz, donde todavía podréis encontrarlos este fin de semana.

Leave a Reply