Nordrhein-Westfalen: crisis para el gobierno alemán

Las Elecciones en Renania del Norte-Westfalia coronan una serie de derrotas del partido democristinano CDU, principal apoyo de Angela Merkel.

La política alemana amenaza con verse sacudida con los resultados de esta noche electoral.

Debacle electoral de la CDU de Merkel:

Hoy se han celebrado las elecciones del estado federal de Nordrhein-Westfalen (Renania del Norte-Westfalia en castellano), arrojando una derrota sin paliativos de la política del candidato de la CDU Norbert Röttgen, basada en la reducción de la deuda pública, en los popularmente conocidos y temidos “recortes”.

El propio candidato democristiano ha dimitido recién conocidos los sondeos a pie de urna, intentando evitar el contagio en Berlín de la debable renana. Dimisión como jefe del partido en Renania del Norte-Westfalia, lo que no supone el abandono de su cargo como ministro de medio ambiente a nivel nacional.

Por contra, la candidata Hannelore Kraft de los socialdemócratas del SPD realizó una campaña basada en la cercanía a la ciudadanía y la defensa del apoyo a la educación y los más jóvenes.

Los resultados de esta jornada electoral no suponen un cambio de gobierno en la región, ya que Hannelore Kraft gobernaba previamente un gobierno de minoría socialdemócrata-verde. A pesar de esto, el duro golpe a la CDU, con una bajada de más del 8% en comparación con las elecciones anteriores, se ha convertido en un problema para la canciller Angela Merkel.

Algunos datos sobre los resultados electorales:

Al tiempo que la CDU cae de forma contundente hasta el 26%, los socialdemócratas del SPD suben hasta más de 39%.

Con este resultado de los dos grandes partidos y el apoyo de Los Verdes, que se mantienen en un 10-11%, una holgada coalición de gobierno “rojo-verde” está garantizada.

Los liberales del FDP han consiguido parar la debacle que venían sufriendo en cada cita electoral durante los pasados meses, quedando fuera de numerosos parlamentos federales. Debido a su colaboración minoritaria en el gobierno nacional y algunas posturas polémicas mantenidas, este partido venía sufriendo una caida en picado de sus resultados electorales tradicionales.

Con su resultado el domingo pasado en las elecciones de Schleswig-Holstein y las actuales de Nordrhein-Westfalen, los liberales paran la sangría de votos de los últimos meses, con la esperanza de no sufrir una histórica derrota en las elecciones generales del año próximo.

Una novedad ya previsible ha sido la salida del parlamento regional de Die Linke (la izquierda), al no superar el 5% requerido y viene a confirmar la crisis electoral de esta formación en la zona oeste de Alemania.

La otra estrella de la noche es el Partido Pirata, que siguiendo su dinámica de éxito en éxito, se cuela en el parlamento regional de Nordrhein-Westfalen con una resultado de alrededor del 8%.

Un partido joven que ha conseguido aglutinar buena parte del voto protesta del electorado alemán y que se está ganando el espacio de “partido visagra”, dañando mucho las aspiraciones de otros partidos pequeños.

Los partidos minoritarios aglutinados comunmente bajo la etiqueta “otros” en los resultados, no han conseguido mejorar susatancialmente sus resultados. Esto es válido también para los grupos neonazis, con el NPD o el regional Pro-NRW a la cabeza.

Una elecciones no solamente regionales:

El hecho de tratarse del estado federal más poblado de Alemania, ha producido que esta elecciones estén cargadas de un alto valor simbólico para la política nacional.

El SPD y verdes las plantearon desde el principio como un pleibiscito al gobierno de Angela Merkel en Berlín, de cara a las elecciones generales del próximo año.

La CDU por el contrario ha intentado mantener las elecciones de Renania del Norte-Westfalia en el marco regional, sin llegar a conseguirlo por las consecuencias políticas nacionales e incluso internacionales que se pueden derivar de los resultados de esta noche.

Los medios de comunicación nacionales y europeos han dado una cobertura destacable a los resultados de estas elecciones, debido a las consecuencias que los mismo puedan producir para con la política de austeridad nacional e internacional del gobierno de Angela Merkel.

Si estas elecciones de Nordrhein-Westfalen son el principio del fin para el gobierno negro-amarillo (CDU-FPD) lo veremos en los próximos meses.

Leave a Reply