Nuevos proyectos | Revista Berlin

Hace ya más de un mes que no actualizamos nuestra pequeña Revista Berlín.

Y es que el tiempo pasa rápido como el viento de levante, en estas sociedades postmodernas en las que los tiempos no son más lineales, sino fragmentados y quebradizos. Hoy podemos estar acá mañana allá… Y la humilde redacción de Revista Berlín no escapa a las vicisitudes de las sociedades complejas y esquizoides, donde los ritmos se pliegan y repliegan sin control posible por parte de una invidialidad desarmada ante una tal realidad, como si del Castillo de Kafka se tratara.

Si añadimos a esto la coyuntura estructuralmente precaria del mercado laboral de la la capital alemana, la época de vacaciones y las salidas y entradas sin control del reloj… empezamos a entender la dificultad de lanzar al papel, al aire, las ondas o la red, proyectos que sean duraderos en la retícula temporal quebradiza de la que hablábamos hace un momento.

De todas formas nos resistimos, en Berlín, en este verano que ha esperado tan largo a ser un verano cabal aunque sea en su versión en Alemania. Y con ña ayuda de algún chapuzón en el mar del norte, el Mediterráneo o en la más cercana piscina del Sommerbad Kreuzberg en Prinzenstraße 113-119. Y así, como Prometeo que sigue adelante caída tras caída, nos enfrentamos a las dificultades circunstanciales de la tormenta que no cesa de un mundo viejo que se desmornona, y damos un paso más, pequeño pero firme.

Y como cada pausa en forma de quietud inestable ofrece tiempo para la reflexión, queremos agradecer a un par de amigos que nos han contactado con el interés dar su apoyo a este proyecto: primero, una fotógrafa de primera, Elena Grandal que se nos ofreció para colabrorar con sus tomas de luz. Y a la que con los brazos abiertos recibiremos en cuanto inauguremos nuestra sección de fotografía sobre Berlín.

Por otro lado, Javier M. se preocupaba constructivamente por el estilo de Revista Berlín. En rseumen: mucho texto y poca imagen. Y no podemos más que darle la razón. Estamos trabajando en el diseño de la cabecera y el apartado de fotografía, que queremos desarrollar tan pronto como sea posible. De lo primero está encargándose un amigo de Barcelona, la ciudad hermana de Berlín en lo que a diseño se refiere.

Sobre su referencia al estilo un tanto impersonal; bueno, esto es más un tanto más difícil de explicar. Desde el principio pretendíamos una revista, no un blog, de los que ya hay muchos y buenos. También por una cuestión de principios. A nuestro entender, el mundo virtual es una campo lleno de posibilidades y libertades. Por otro lado ha supuesto una rebaja general de la calidad y gusto por la escritura. Por eso no queríamos entrar en el segmento de los blogs, que se escribren, podríamos decir, al estilo “sms”.

De hecho, uno de los objetivos de esta revista es ir creando poco a poco una red de personas castellanoparlantes en el entorno berlinés. Rescatar algo de sus pensamientos, contadicciones, viviencias… en el campo difícilmente descriptible del encuentro entre culturas. De esas gentes tan interesantes que vienen desde los cuatro puntos cardinales. También de los propios alemanes que encuentran algo misterioso en las culturas latinas. Por ese motivo, también tenemos en la reserva una sección de “opinión” con una carga un poco más “intelectual”. Pero no adelantemos acontecimientos 🙂

¡Disfrutad del verano y nos vemos en las calles!

Pedro Aranda, subredactor de Revista Berlín

Leave a Reply