Subida de la sanción en el transporte público berlinés a la vista

Con un drástico aumento de la cuantía de la multa pretende la Asociacón de Empresas de Transporte Alemana (Deutscher Verkehrsunternehmen -VDV) disuadir a los “polizones”.

Esta medida afectaría al metro de Berlín, cuya empresa operadora BVG es miembro de dicha asociación.

Previsible aumento de la multa del transporte público:

Según se hiceron eco algunos medios de comunicación hace un par de semanas, dicha asociación exigió a los responsables políticos regionales y federales la puesta en marcha de una iniciativa para discentivar a las personas que viajan “en negro” en el transporte público de las ciudades alemanas, ya sea por no comprar el billete o por viajar sin un ticket adecuado a su trayecto o tarifa horaria.

Se trataría de un aumento del coste de la multa de 40 a 60 euros, pudiendo llegar a los 120 euros para los reincidentes.

Baja cuota de viajeros “en negro” en el transporte público alemán:

Esta obsesión por la caza del viajero “ilegal” parece contradecirse con la propia estadística de Asociación de Empresas de Transporte Alemana, que sitúa el no pago en una baja horquilla de entre 2 y 3 por ciento de los viajeros.

A pesar de ello, la asociación cuantifica las pérdidas de recaudación en 250 millones de euros al año a lo largo de todo el país.

Según Petra Reetz, portavoz del BVG berlinés (operador del metro berlinés), que se suma a la iniciativa, esta medida de aumento de cuantía de la multa tendría la virtualidad de disuadir a los viajeros que no pagan la tarifa adecuada o viajan sin comprar un ticket.

La cuota de viajeros “en negro” en el transporte público berlinés se situaría alrededor del 4%, lo que supone un punto por encima de la media alemana.

Protestas por los precios “abusivos” del transporte público en Berlín:

Las quejas y protestas por la mala calidad del servicio y los altos precios del transporte público en Berlín vienen ya de largo. Hechos como que el trateyecto en tren o metro hacia el aeropuerto de Berlín esté situado justamente en el límite de la zona C de pago no parecen precisamente casuales.

Si atendemos al aspecto de las deficiencias técnicas, desde hace algunos años el S-Bahn (tren de cercanías) presenta problemas crónicos en invierno, que produce demoras sistemáticas en el trayecto de miles de pasajeros.

Por otro lado, el precio del transporte público en Berlín resulta ciertamente alto para una ciudad con unos niveles de precariedad y desempleo para nada comparables con la Alemania del oeste o el sur.

Por este motivo, según publica BZ, ha aumentado el número de usuarios que a través de las redes sociales en dispositivos móviles alerta a otros usuarios cuando se encuentran con agentes de control en el metro o el S-Bahn.

Consecuencias sociales de las multas del metro en Berlín:

Podría parecer una noticia de un país en vías de desarrollo o con unos niveles de pobreza alarmantes. Pero se trata ni más ni menos que de Berlín, la capital alemana. Según publicaba recientemente el periódico Junge Welt, un tercio de los reclusos en la cárcel berlinesa de Plötzensee se encuentra allí a causa de penas relacionadas con la acumulación de multas de la BVG.

La propuesta de la patronal del transporte público berlinés ha sido recibida con algunas críticas, ya que de ponerse en práctica afectaría a los sectores más pobres de la ciudad. Si tenemos en cuenta que las temperaturas se mueven por debajo de los 0 grados durante algunos meses al año, el uso del metro y otros transportes públicos es una obligación vital, tanto para los que pueden costeársela como para los que no.

Que finalmente esta medida se ponga en marcha tal y como desea la VDV alemana -y la BVG berlinesa- dependerá en última instancia de los responsables políticos. Les mantendremos informados sobre sus decisiones.

Para no dramatizar mucho el asunto, aquí les dejamos un divertido video musical sobre el tema en cuestión, de la banda de cumbia afincada en Berlín La Mula Santa:

Leave a Reply